Sin miedo a vivir.



He sentido tristeza:
Esa que se siente viendo pasar las hojas del calendario para los cambios de mes, es esa pena que nace al no poder expresar mi legítima voluntad de ser. Ser lo que realmente soy.

Cierta persona me pregunta: ¿cuánto crees que te queda?, ¿crees que tienes bastante tiempo para todo lo que sabes y que disfrutas hacer?, ¿acaso, sabes lo que tienes que hacer? Me remuevo y tomo mi diario de vida; veo la acumulación de años , y he nacido ayer, el tiempo soplo de vida, estoy inmersa en él.

¡Vivir sin miedo de seguir!.


En lo más profundo, este anhelo tan penetrante de vivir, quiero sea real, no se quede más en ilusiones perennes, necesito vivir tan intensamente la vida con la claridad de ser consciente de mi misma, de ser, de estar viva.
Me queda luz por abrazar, invoco al Padre, me auxilie en esta la libertad que despierta mi ser.
Se me hace necesario estar completamente libre de todo prejuicio como de toda estrechez, y aceptar esta lenta búsqueda y entrar solemnemente en la realidad que es tejido de mi propia historia humana

Carolonline.