Querido Diario : Hoy es 2 de Febrero.






Anticipadamente, decidí subir este post, cronológicamente es anterior al 2, es día no ingresare al blog; partiré por unos días, fuera de la ciudad, al campo de mi niñez. Ahí me esperan mis hijos y familiares cercanos, la tierra que amo, la soledad más deseada.

La foto que he tomado del baúl, forma parte de mi memoria visual, hace despertar a mi niña, aquella que solo era niña, evidencia de niña, ningún tiempo ha dejado de serlo.

Si hoy es 2 de febrero, es porque cumplo años.
La poesía de mi niña. ¿Cuál es la niña?


Hoy la he visto diferente, me emociona, descubro a la niña que habita en mí, recorro cada detalle de su rostro, la pureza de su mirada; y la llamo por su nombre,
Carol,flor de mi piel madura.
Te miro niña, y te veo muy niña.


He puesto en los oídos de su corazón una tierna melodía.
Se la regalo, la deja en paz y la hace adormecerse, quiere acurrucarse en mi; sinceramente, confieso quien acude primero he sido yo.
Ella misericordiosamente me acepta y se cuelga de los brazos de este viejo corazón. Luego, cantamos esta canción” Nana” (Mercedes, lo hacía con Ofelia, “El laberinto de Fauno").
Su tiempo es lento, de hallazgos con el mundo, ella es eterna.

Aunque esta vieja niña conoce y vive en el mundo adulto, busca la sabiduría que esta pequeña tiene.
Pues arranca de mi todo dejo de amargura y postergación; aclara mis sentidos, me anima a caminar por la senda de la vida y de su mano.
Juntas podemos ser una, disfrutando tanto de la naturalidad de mis palabras y de las suyas de mis silencios, de nuestras alegrías y de mis lágrimas que amorosamente enjugamos.


Me mira, sonríe y suspira, es día de cumplir años.

El día de la foto.


Cuando te fotografiaron, no sabías ni pensabas en el futuro.
Me hace feliz recordarlo; un tiempo intensamente dichoso era no saber del mundo de los grandes.
El fotógrafo fue a la casa, llegaba la hora de sacarse la foto familiar, te tomaron varias fotos en diferentes poses.
Recuerdo sutilmente, como vestías, igual que tu hermana menor, el vestido te quedaba un tanto estrecho, convenciste a mamá que , se equivocaron al ponértelo, ummm.
Tu vestido era entre tonos aplomados y rojos, y que también te habían puesto un cintillo en tu cabeza, que rápidamente te sacaste. Usabas calcetas blancas y zapatos de princesa, los de charol.

Para ti fue un divertido juego, mirar la cámara, te preocupabas en cómo te capturaban y reducían para entrar ahí, sin embargo, ganaste, te diste cuenta que permanecías fuera y no dentro de la máquina. Se bien lo cansada que te sentías, suspirabas a cada rato; más y más fotos la sesión se tornaba eterna y pesada. Que alivio, cuando te dijeron, todo terminó, corriste a cambiarte de ropa.
Pero a ponerte pijamas.

Mi bella niña interior te doy miles de besos, por todos esos que nunca te di; silenciosamente esperaste que asumiera la capacidad de reconocer has habitado conmigo libremente desde que nací. Gracias, tesoro de mis entrañas.

Te amo niña, feliz cumpleaños,Carol.