Femicidio Paula Andrea Hormazábal Carreño



Hace cinco días carabineros encontró en Paine el cadáver de una mujer, el cual presentaba señales de haber sido degollada, era Paula Hormazábal Carreño, desaparecida a fines de enero pasado en la comuna de Peñalolén.
El hallazgo lo efectuaron efectivos de la policía uniformada en el kilómetro 44 de la Ruta 5 Sur, a la altura del cruce Paine.

Paula tenía (38) se enamoró de su ex conviviente y femicida, Víctor Gabriel Morales, en la "toma de Peñalolén". Se emparejaron hace 5 años de esta relación nace Francisca.
Ella tenía otros dos hijos de su primer matrimonio con Juan Oyarzún: Juan Pablo (14) y Katherine (7)
Paula trabajó como niñera para pagarse sus estudios de asistente de párvulos y en el Hogar de Cristo consiguió una mediagua que levantó en la "toma". Cuidó niños en el campamento y en el jardín Sagrado Corazón de Jesús. Después se empleo en una fábrica de comida mexicana, en La Florida.
Amistades y familiares dijeron a la prensa que este cuando sentía rabia, celos y ganas de dominarla La amarraba de pies y manos para violarla
Texto secundario
Paula lo dejó a fines de 2006. Ella siguió adelante con sus críos y resolviendo sus problemas habitacionales llegó postular a una vivienda económica en la población San José de la Estrella, comuna de La Florida.
El agresor nunca dejó de amenazarla y acosarla, así que ella se atrevió y lo denunció en febrero de 2007 recibiendo medidas de protección.
Tras matar a Paula, el sujeto se presentó en un Tribunal de Menores para pedir la tuición de su hija F., pero no lo consiguió.
El femicida no tiene empleo fijo y los propios hijos de Paula han declarado en su contra por los malos tratos que les daba.


El miércoles 23de enero la mató en Paine
Aquel día Víctor, fue a buscar a Paula a su casa con destino a Paine.
La recogió a las 7 de la mañana y le dijo que le pasaría un computador para J.P., que había pasado a primero medio.
Tras enterarse de que su mamá no había llegado a trabajar, su hijo mayor la llamó por teléfono y, llorando, le preguntó dónde estaba. "Ella me dijo que no me preocupara porque estaba bien. Le dije que tenía susto de que le pasara algo malo y ella me volvió a decir que estuviera tranquilo y que cuidara a mis hermanos". Desde ese momento nunca más se supo de Paula.
La policía sostiene que Morales mató ese mismo día a su ex pareja, con un golpe en la parte izquierda de la cabeza. Fue el femicidio número 15 de este año.
En la noche el sujeto fue hasta la casa de la víctima y se acostó con J.P. y su hermanita F. Llegó haciéndose el leso y preguntando dónde estaba Paula.
Sin embargo, el peso de lo conciencia lo aplastó e intentó matarse junto a la niña y el hijo mayor de Paula. Fue la ex suegra de Paula quien llegó de improviso a la casa para llevarse a los niños y encontró la llave del gas abierta y a Morales en la cama con una soga. A la mujer le dijo que había calentado comida y que había olvidado cortar el gas.
Mientras los familiares de Paula se dedicaban a buscarla, su ex conviviente desapareció y empezó a faltar a su trabajo.
Morales le dijo a la policía que el miércoles, tras conversar con Paula y pasarle un computador, la dejó en una pasarela para que regresara en bus a la capital.

El miércoles pasado tras 42 días de búsqueda, un trabajador encontró los restos de la madre en Paine. La cabeza y el brazo derecho estaban separados del tronco por las mordeduras de animales carroñeros. A la hora del hallazgo, el cuerpo de la mujer se encontraba con la misma vestimenta desde el día en que desapareció, y a un costado de éste estaba su celular.
Fuente:La Cuarta.cl