“Delante de una mujer, nunca olvides a tu madre”.



El Día de la Madre tiene su origen en una mujer estadounidense Ana Jarvis, de Philadelphia, quien en 1905 pidió a los políticos, abogados y parlamentarios que dedicaran el segundo domingo de mayo de cada año tener deferencia ese día con las mamás, seres creadores de vida, asimismo esta actividad ya se realizaba en la antigua Grecia, en las festividades en honor a Rhea, la madre de Júpiter, Neptuno y Plutón, diosa que dio la vida a las entidades más poderosas del mundo de la mitología griega y que gobernaron cielo y tierra.
Dicha celebración fue aprobada en 1914 y suscrita por el presidente Woodrow Wilson. En USA se dice que la madre, es la reina de la sociedad en Estados Unidos, respetada y centro de consideraciones en todos los sectores de aquel gigantesco país.

Pero la realidad tristemente es otra y el Día de la Madre del año 2008 encuentra a las mujeres y las madres de varios países latinoamericanos en plena lucha contra el femicidio, por el reconocimiento de su elemental derecho de vivir,
algo muy distinto a pedir dignidad y respeto, Se pide ahora sobrevivir, salvarse de la muerte en manos de sus agresores.
Sin embargo, a pesar que nos enumeren una larga lista de actos a favor de las mujeres hay que dejar en claro que no existe una cultura de respeto a la mujer, ni aun en su condición de madre.
Carol Crisosto Cádiz

Atribuyo todos mis éxitos en esta vida a la enseñanza moral, intelectual y física que recibí de ella. (George Washington).

El amor de madre es el combustible que le permite a un ser humano hacer lo imposible (Marion C. Garretty).

“El amor de una madre no contempla lo imposible”, (Paddock).


Constancio C. Vigil escribió : “Delante de una mujer, nunca olvides a tu madre”.

Kahalil Gibran decía “Enséñame el rostro de tu madre y te diré quién eres.”