La elección de un obispo nos señala la peor tradición de la Iglesia, autoritaria y oscurantista nadie sabe cómo son elegidos sino sugeridos no hay transparencia en el acto. El nombramiento de Barros agrede.