Memoria, Perdón y Nación . Testimonio de la nieta del Gral (r) FACH Sergio Poblete Garcés.

Desde el Diario de mi vida.
Decididamente, no puedo ni quiero dejar de relacionar una carta que me enviaron desde Bélgica, testimonio que suscita y se une perfectamente al sentido, de la Escuela de verano en la U. de C. Titulada "PERDON MEMORIA Y NACIÓN", en Concepción, Chile.
Ayer durante la Conferencia de Clausura, que dictó el Dr. Humberto Giannini, en la ronda de diálogos, testimonié brevemente sobre el perdón y la nieta del Gral.(R) Poblete, cuestión que me nació en el momento .
El general (R) Sergio Poblete Garcés junto a su nieta Beatriz,Bélgica,año nuevo 2008.


Asistiendo a la Escuela de Verano.


Humildemente bienaventurada participé de ella; lo que me motiva, justamente, ahora desde mi admiración, respeto y alegría compartir lo contenido (carta); adelanto lo que recibí de las clases dictadas. Se que la memoria es importante para que, saber lo que sucedió, y que la sociedad alguna vez, mas temprano que nunca, sea capaz y consiga prever no se repitan hechos cruentos ni semejantes siquiera, cuando se pretende legítimar la muerte como solución para silenciar al que piensa diferente ( golpe 73).
Debe quedarnos profundamente claro que el perdón es memoria, y que el perdón no es olvido. El perdón es memoria que se acuerda de lo sucedido sin rencor ni omisión. Aunque, se que Chile padece de memoria blandengue, diría, con sinceridad, no hubo aceptación de la memoria histórica, apenas ciertos atisbos que no reflejan la veracidad de lo pasado.
Recuerdo que en los últimos años de la dictadura, la prensa nos anunciaba como despegábamos económicamente, anestesiábamos los recuerdos, desligándonos del dolor que nos parecía ajeno; tengo grabado como se opinaba en los primeros gobiernos semi democráticos, que las heridas estaban cerradas, todo era sinónimo de reconciliación y por Dios, que ciegos éramos, lo observado muestra no fue así.

Texto secundario
Quién no se ha preguntado si el olvido es el mejor modo para que el pasado nos deje tranquilos, acaso es lo qué queremos realmente obtener si renegamos un pasado sin antes conciliarnos caminando en el presente hacia un futuro esperanzador y tolerante.
Convencida que las reconciliaciones no se decretan y que toda intentona de imponer la reconciliación cuando no hay una constancia de procesos coherentes de verdad, memoria y justicia concluirá, insalvablemente, en fracaso Es nuestra sociedad quien debe facilitarlas las vías diversas para aunarnos con voluntad y transparencia.
Pero, asimismo somos tan libres que no hay que imponer sobre el otro, puesto que perdonar es pujanza de las víctimas.
El perdón no puede decretarse con las amnistías, no puede ser dirigido jamás. También tener en cuenta que el Perdón y absolución legal no son gemelas. Y que amnistiar no significa amnesia.
La sociedad chilena aun vive procesos traumáticos, que requieren sanación de las heridas pero tenemos que aprender del pasado, y no obviarlo.
--La dulce BEA me escribe desde Bélgica.-- No se reflejar cada palabra escrita por Bea, haré el intento de redactarles algo, no porque no quiera sino por su invaluable contenido, no llegaría a serle fiel gracias la profundidad del texto.


Hace pocos días recibí una impensada carta, maravillosamente atiborrada de amor humano, en que conviven desde la paz de sus corazones una familia agradecida de la vida, que, sin embargo, viviendo desde las diferentes vicisitudes, pasando por enormes, deslealtades, horrores, desvelos, pérdidas y duelos , penas absorbidas sin disimular el llanto quebraron la vida familiar en tiempos dictatoriales, no obstante , en la actualidad, BEA nos confía su testimonio, el cual hago público, de un gran hombre y su familia, ( recordemos la misteriosa muerte de su hijo que fue cruenta y la partida de su mujer, ella fue incinerada en el cementerio de Robermont y quiere que sus cenizas sean dispersadas en el mismo lugar que las Sienas.).
Es una carta, abro los ojos de mi corazón y veo una paloma trayendo un mensaje la paz, donde el perdón al agresor nace por la gratuidad del amor reflejado en sus actos; me refiero al General FACH (R) Sergio Poblete Garcés y familia. Su abuelo Sergio, acompañó al padre de la actual Mandataria, el General Alberto Bachelet, en sus últimos días de vida, cuando eran prisioneros de guerra.
El General Sergio Poblete Garcés fue mantenido en el exilio y en calidad de apátrida, después que Augusto Pinochet lo despojó de su nacionalidad chilena y expulsó del país, durante los 17 años de la dictadura y los 16 años de los gobiernos de Patricio Aylwin Azocar, Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Ricardo Lagos Escobar.
Un noble ser que se le castiga como apátrida durante un tercio de sus años vividos, tiene más de 90, su aspecto es frágil, pero conserva la estirpe de un aguilucho de cepa.
Un chileno que físicamente lejos reside en Bélgica pero no olvida a su Chile.
A pesar de lo vivido. Orgullosamente, BEA, 26 años, nieta regalona del General me cuenta de cómo está su abuelo. De cómo le ha enseñado a seguir amando tal como él ama, sin hacerle quite al dolor, sino que fue capaz de transformar con el tiempo vejaciones recibidas, hoy asumiendo con la sabiduría de la paz, transmitir a su heredera como se vive a pesar del tormentoso pasado que lo deja desterrado sin patria, siendo restituida en el inicio del gobierno de la presidenta Bachelet.
Hay que saber perdonar desde lo más profundo, acto sagrado para la humanidad de su ser.
Se me viene a la mente, una vez le preguntaron cómo ve el gobierno de Bachelet, él dijo: "L'avenir se présente mieux avec Mme Bachelet mais le fascisme continuera à lui mettre des bâtons dans les ". Y así es, el fascismo continua poniéndole trabas.
EL Abuelo, está cansado, pero vive hoy alegremente; desea que como nación no perdamos la memoria, y que el nunca ha perdido la capacidad para luchar para que se haga realidad la justicia.
El haber recuperado su nacionalidad lo revivió, no regresará más a Chile, está muy débil físicamente pero con una fortaleza interior que ya quisiéramos poseer muchos.
El escogió quedarse en Lieja tiene a la familia allí .
BEA comenta que no hay momento, donde todo le huela a patria, revisa las noticias, escucha música chilena, lee autores chilenos, está consciente de lo que sucede con su gente, todo lo chileno le alimenta. A todo esto, cuando muere el paria de Pinochet, produce en el sentimientos encontrados, pero el ha sobrevivido y respira paz...
Tengo en mi poder algunas fotos, lo veo a él de rostrosereno con la mirada puesta en la patria, un buen soldado siente orgullo de su patria.
El abuelo, manifiesta su solidaridad con los injusticiados, de ayer y de hoy. Sabe de dolores, pero la vida en cierto modo le da la mano. Fue injusto el trato vivido, hoy sus sueños son los de un pacifista.
Agradezco a Bea, por entregarme su testimonio.
Como escribí antes, se me hace no fácil, expresar el valor de su abuelo, quedo pequeña pero eternamente agradecida.
Beatriz, la nieta, echa de menos Chile.
cree que acá hay tanto que hacer. Que un país no puede vivir sin memoria, segura que Chile se seguirá levantando, y tiene que hacerlo, y que una debe ser orgullosa de todos sus pueblos.
Me cita como ejemplo que le preocupa el conflicto chileno mapuche, un aborigen es un ser digno y que se tiene que respetar! Tiene planeado viajar y estar con nosotros, ella es diseñadora de interior y terminando sus estudios en junio (fin del ano escolar) le gustaria trabajar con disenadoress chilenos y hacer imtercambio entre Chile y Belgica.
Para vender muebles aqui de alla, tambien me señala que quiere contactarse con gente que trabajan cosas típicas de chile, especialmente del pueblo Mapuche.
Beatriz sufre porque no tendría por que ser de nacionalidad belga!
Ella desea tener la doble nacionalidad! Quiere de verdad ser chilena, belga ya lo es. Lo espera, pero... me acota, seguramente se deba a trámites de administración como en cualquier país, ojalá digo yo no vuelva una eterna espera, haciendo un paralelo con su abuelo.
Lo injusto es que los años pasan y no hay voluntad para arreglar este gran detalle que separa a esta hermana y a tantas más por sempiternos desacuerdos de los legisladores del país.

Carol Crisosto.

Referencias:
En Casablanca hubo un hombre canoso, de aspecto débil y enjuto , de rostro emocionado que aguardaba silenciosamente la llegada de la flamante presidenta chilena