Mitos en donde se responsabiliza a la mujer de ser causante de violencia intrafamiliar


La violencia intrafamiliar es toda acción u omisión protagonizada por los miembros que conforman el grupo familiar, puede ser por afinidad, sangre o afiliación y que transforma en agresoras las relaciones entre ellos causando daño físico, psicológico, sexual, económico o social a uno o varios de ellos.


La OMS asegura que una quinta parte de las mujeres en el mundo es objeto de violencia en alguna etapa de su vida y como consecuencia de ello presentan altos índices de discapacidad, tienen doce veces más intentos de suicidio y altas tasas de mortalidad en comparación con población que no la padece. El tema de la Violencia Intrafamiliar esta rodeado de una gran cantidad de mitos que la mayoría toma como verdaderos, la comprensión y toma de conciencia de estos mitos son fundamentales para comprender la Violencia Familiar.
Ferreira menciona “Las creencias prejuiciosas afectan a todos por igual. Forman parte de una matriz social y psicológica y, de manera inconsciente, tiñen espontáneamente las actitudes de las personas cuando se ven enfrentadas a un caso como los que tratamos”.

Los mitos son creencias populares que la mayoría de la gente toma como verdaderas.

Mitos en donde se responsabiliza a la mujer

Mito: Las mujeres buscan hombres violentos

Explicación: Las mujeres buscan relacionarse con hombres que reflejan fortaleza.

Realidad: Una de las causas para que la mujer se relación me con un hombre violento es haber vivido en su infancia o sus anteriores relaciones violencia generada por el hombre, por lo que repite la imagen aprehendida. Por lo que no buscan a un hombre violento, solo tratan de ser fieles a sus principios y creencias.

Para dar una explicación más significativa con respecto a la búsqueda de la mujer en hombres violentos Whaley ( ) menciona lo siguiente “Las mujeres socializadas para sensibilizarse sobre lasa necesidades de los demás y desensibilizarse en el registro de sus propias necesidades y deseos, se establecen relaciones en base a que los demás obraran de la misma forma que ellas”

Mito: ¿Sí se queda es por que le gusta?

Explicación: Sí la mujer está siendo violentada y se queda, es porque le gusta estar ahí.

Realidad: Unas mujer que se encuentra como victima de violencia no se encuentra en un acto de masoquismo porque en este caso la mujer gozaría de ser golpeada debido a que este tipo de actos son de común acuerdo.

Las circunstancias que levan a la mujer a soportar una relación en donde son violentadas tienen que ver con la dependencia económica, la estabilidad emocional de los hijos, las creencias sociales y en algunos casos la tras fracasar en su intento por contener las agresiones, y en un contexto de baja autoestima reforzado por su incapacidad por acabar con la situación, la mujer termina asumiendo las agresiones como un castigo merecido (indefensión aprehendida).

Recordemos que una mujer que vive este tipo de violencia, experimenta sentimientos de culpa por lo que le ocurre, y eso le impide muchas veces pedir ayuda.

Mito: Las mujeres se dejan golpear

Explicación: Una vez que un hombre le pega a una mujer y esta no se defendió, el hombre asume que puede seguir maltratándola.

Realidad: Desde la infancia la mujer es enseñada a ser la salvadora, por lo que cuando se encuentra con los primeros rasgos generadores de violencia, tiende a creer que con su paciencia y tolerancia solucionaran las cosas. Sin embargo conforme la violencia se va incrementando, entra en un estado de shock que no les permite ver que han fracasado en su intento de reformar la conducta de su hombre y tienden a vivir con una falsa esperanza.

Mito: Ella me provoco, ella tiene la culpa

Explicación: Las victimas de maltrato a veces se lo buscan, hacen algo para provocarlo.

Realidad: Es posible que la mujer en su relación en pareja desarrolle conductas con las que su hombre no se encuentra del todo conforme y sea este el pretexto para desatar la conducta violenta hacia ella. Aunque en la relación existan actos que puedan irritar a la pareja, la conducta violenta es responsabilidad única de la persona que la ejerce.



Mitos que giran en torno a los estratos sociales

Mito: La violencia es un problema de las clases bajas

Explicación: Sólo en los estratos sociales bajos, por causas socioculturales propias de su estrato.

Realidad: La violencia Familiar esta presente en todos los estratos sociales, el dinero, la educación y el nivel cultural pueden ser factores que influyen para el desarrollo de estas conductas pero no las determinan. Las mujeres maltratadas de escasos recursos acuden a instituciones públicas y las de niveles mas altos suelen recurrir a la atención privada para evitar la divulgación de su problema.

Mito: Las personas educadas y cultas no son violentas

Explicación: Una persona ante mayor educación tenga tiene que ser mas respetuosa y arreglar los problemas de manera correcta.

Realidad: No necesariamente una persona que goza de una educación mas alta, es una persona mas culta. Ferreira ( ) con respecto a este punto dice lo siguiente: “No es la educación formal dada en instituciones o universidades que un hombre sea violento o que una mujer sea maltratada. Es precisamente el otro tipo de educación no formal, familiar y social la que sienta las bases para la desvalorización y la violencia”.



Mitos que giran en torno a la Salud Mental

Mito: La violencia familiar es producto de algún tipo de enfermedad mental

Explicación: Si es violento es porque seguramente está loco.

Realidad: Se ha comprobado que el menos del 10% de los casos de Violencia Familiar son ocasionados por trastornos psicopatológicos de algunos de los miembros de la familia. Por el contrario se ha comprobado que las personas sometidas a situaciones crónicas de violencia a menudo desarrollan trastornos psicopatológicos, como depresión, angustia, insomnio, etc.

Mito: El consumo del alcohol es una causa de conductas violentas.

Explicación: Solamente cuando el hombre esta bajo efectos del alcohol, este se porta violento.

Realidad: El alcohol u otras sustancias no son un factor que determine un acto violento, sin embargo puede influir en el desarrollo de los actos violentos.



Mitos en donde la mujer no tiene derechos

Mito: La mujer esta para cuidar la casa y los hijos.

Explicación: Mientras el hombre provee alimento a la casa la mujer no tiene porque salir de ella.

Realidad: Socialmente la mujer tiene asignado el rol de ama de casa y educadora de los hijos, mientras que el hombre tiene la tarea de proveer lo necesario para el sustento de la casa. La asignación de estos roles tiene mucho que ver con la intención del hombre de salvaguardar lo que considera de su propiedad provocando con esto la limitación del desarrollo de la mujer en la sociedad.



Mitos que giran en torno a la educación de pareja en casa

Mito: Es mi marido y me tengo que aguantar

Explicación: Si ya se tomo la decisión de casarse la mujer debe de aguantar cualquier tipo de violencia.

Realidad: El que la mujer decida seguir a lado de su esposo tiene trasfondos socioculturales que le han sido depositados desde su infancia. El matrimonio es la unión un hombre y una mujer con el fin de formar una familia y construir un bienestar común. Socialmente se espera que la mujer salvaguarde los intereses del hogar y por tanto tenga que soportar toda situación que constituya una amenaza para el bienestar familiar. El que la mujer decida seguir a lado de su esposo tiene trasfondos socioculturales que le han sido depositados desde su infancia.

Mito: Si no hay dolor no hay amor.

Explicación: Si no hay violencia no puede haber amor en una familia.

Realidad: Las parejas que experimenta Violencia Familiar se encuentran inmersos dentro de un ciclo amor-violencia que se basa en la dependencia mutua. “El amor coexiste con la violencia, de lo contrario no existiría el ciclo”.



-Jesús Alfredo Whaley Sánchez, Violencia Familiar, Ed. Plaza y Valdes.

-Jorge Corsi, Violencia Familiar. Ed. Paidos

psicologoescolar.com